Analogías y coincidencias: Roma y Green Book (II)

Categorías Cuentos de hadas, Escritos, Principal, Terapia y análisis2 comentarios
Psicoanálisis y Cine

Psicoanálisis y Cine: Discriminación social, racial y de género en Roma y Green Book

Segunda Parte. El presente análisis está basado en mi visión como psicoanalista, aclarando que el cine y la literatura son expresiones artísticas y en ellas cabe la noción del «psicoanálisis aplicado», por tanto, doy por descontado que exista una intención consciente por parte de los creadores de presentar los contenidos inconscientes que resalto en el presente análisis. Puedes leer la primera parte AQUI.

Alejandro Radchik Hercemberg

Green Book y Roma, han sido consideradas como las películas más importantes de año 2019, y es interesante que ambas tienen elementos en común. Si bien es cierto que tales coincidencias no parecen haber sido intencionales, hay que reconocer que la Humanidad en este Siglo XXI, ya ha podido alcanzar conciencia social y rescatar los derechos humanos.

Una serie de contradicciones invaden a las clases altas en ambas películas:

Pese a que cuenta con los medios económicos, Don (Green Book) es discriminado por ser negro y su valet (Tony) tendrá que interceder por él, pues este último goza del «privilegio” de ser blanco en un ambiente de racismo y discriminación hacia los afroamericanos.

Al igual que Don, Sofía (Roma), representa a la patrona equipada con dinero y cultura, pero ambos son aventajados por sus ayudantes Tony y Cleo (Green Book y Roma, respectivamente). Cleo gozaba del amor de los hijos de Sofía y Tony tenía privilegios pues no se le negaban las entradas a los lugares que tenían la prohibición de aceptar a individuos de color.

Sofía sufría por la conducta machista del esposo infiel, y Cleo, su ayuda doméstica, pasaba por un trance paralelo: había sido embarazada y abandonada por su amante. En el caso de Tony en su relación como Valet de Don, aprendió de él cultura musical y también a escribir cartas amorosas, aunque Dolores, su mujer, bien sabía que a su marido estaba instruido Don.

La Reparación

Con respecto a la reparación, en sentido más amplio de la palabra y su significado en el psicoanálisis, evidencia el alcance de la madurez psíquica (no en vano la profesión de psicoanalista consiste en ayudar al paciente a «empezar de nuevo con el fin de enmendar los malos entendidos que se enraizaron el inconsciente”.

No olvidemos que, para ilustrar el concepto de reparación, podemos utilizar el ejemplo de aquel estudiante que no muestra interés por la clase y desafía al profesor. A la hora que tiene examen, éste se convierte en su perseguidor, y por tanto, se aprende de memoria lo que se suponía que debía saber, y cuando piensa la oportunidad que perdió de haber aprendido, entonces se repara , valga la redundancia, releyendo los apuntes y haciendo el esfuerzo de recordar las clases que obtuvo, esto es, haciendo la actividad que se suponía que tuvo que haber hecho, esta vez de manera voluntaria, motivado por el arrepentimiento y deseando recuperar lo perdido.

Ambas películas establecen a dos grupos sociales. En Roma son las mujeres en su relación con el machismo, en Green Book la diferencia de los blancos con los afroamericanos, con un homenaje al personaje de Donald Walbridge Shirley, artista de color que antaño fue discriminado; respectivamente, Roma también es un homenaje a la mujer que antaño fue devaluada y discriminada, tan solo por haber nacido en un medio machista y clasista.

Es muy gráfico el episodio en el que Don llega a la cárcel por tan sólo ¡ser afroamericano! Cuando Don ejerce su derecho de llamar a su abogado, entonces el fiscal general se convierte en perseguidor de la policía. Luego, en la noche de navidad, un policía soporta las inclemencias del tiempo, tan sólo para ayudarle a cambiar una llanta del auto y así evitarles un accidente automovilístico. Así queda expresada la reparación por la discriminación.

Las Anécdotas

A medida que inician ambas películas, el espectador es dirigido a «mirar» los hechos, producto de las «más bajas pasiones» que hemos sido ahora, enseñados a rechazar. Roma empieza con la imagen del agua, que luego descubrimos que era vertida por Cleo para lavar el patio con excrementos de perros. ¡Qué difícil es reconocer que se le pida a la trabajadora doméstica tan desagradable tarea a limpiar el piso sucio con los deshechos de los perros!

El filme Green Book, comienza con una pelea y gritos. Luego nos enteramos que era Tony quien trataba de hacer justicia para defender los derechos que debía de tener su patrón Don; tan solo por ser afroamericano se cometían injusticias y lo sacaban del centro nocturno. ¡Qué difícil también es admitir que existan elementos que nos llevan a discriminar a nuestra propia especie, tan solo por ser diferentes!

Conforme van transcurriendo, ambos filmes situados alrededor de los años sesentas, se va provocando una confrontación ante un esquema de valores que antaño fue egosintónico (es decir que iban en sintonía con los valores de los individuos), y que ahora nos es egodistónico (nos resulta rechazable, que choca con nuestros parámetros).

Green Book plantea una sociedad en la que predominaba la discriminación. El racismo era un valor, era “normal”. Ahora, ya ha permeado la cultura de los derechos humanos, de la igualdad entre los que conformamos a nuestra especie humana.

Roma muestra una sociedad machista y clasista, resulta “normal” que los hombres abusen y se burlen de las mujeres. Todavía se consideraba a la mujer como inferior a los hombres. Y a quienes pertenecían a la clase media alta, con dinero suficiente para sobrevivir y cultivarse, se les confería la oportunidad de considerarse “superiores” a la gente desfavorecida económicamente. Ahora, existe consciencia social, y al fin se reconoce la igualdad entre mujeres y hombres.

En Roma, los valores materiales están representados por el Ford Grand Marquís. No simboliza a un coche, representa a la clase media alta poderosa en sus posibilidades económicas, (recordemos que en los años sesentas estaba prohibida la importación de autos, quienes tenían los medios y querían un auto debían conformarse solamente con un Marquís).

En tanto en GreenBook, el Steinway no simboliza al piano, representa por sí mismo al “mejor” instrumento musical producido gracias al empeño de posicionarlo como el piano elegido por los artistas. No olvidemos que Don tenía firmado un contrato con Steinway, un hecho que lo privilegiaba y simultáneamente lo “esclavizaba”, al obligarlo a rechazar las posibilidades de tocar en otro.

Desde un punto de vista del género, resulta muy interesante esta dualidad en las películas. Roma muestra una similitud en el tipo de los problemas por los que atraviesan las mujeres; en Green Book, son varones los que tienen que lidiar con las injusticias que rodea y contamina a la sociedad.

Las afirmaciones anteriores, pareciera que ya han sido internalizadas: que prevalezca el respeto de los derechos humanos y que se evite la discriminación; que exista el reconocimiento de la igualdad de las capacidades y derechos para las mujeres. Sin embargo, sigue habiendo discriminación racial y machismo.

Hoy día, la simpatía que ha conseguido Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, quien sin empacho se atrevió a externar su pensamiento racial y machista y ofensivo.

Homenajes

Es por eso que, a manera de “wishful thinking”, me he atrevido a considerar que las películas Roma y Green book, surgieron en pleno 2019 como un intento por parte de sus creadores de reparar, bajo el modo de homenajear a Cleo una trabajadora doméstica en Roma, y a Donald Walbridge Shirley, un virtuoso pianista discriminado.

Observemos el caso de Cleo: la obra resalta la forma en la que llegó a ocupar un lugar privilegiado en la familia, cuando Sonia su patrona le da el lugar de la nana de sus hijos y, posteriormente, ambas transitan en un episodio de igualdad de circunstancias por el machismo de sus parejas sexuales que incumplen sus compromisos.

En contraste, enGreen Book, Don Tony representa a la comunidad italiana como una clase desfavorecida económicamente, sin acceso a la cultura, aunque con el potencial de valorar lo sofisticado, como la música clásica, en tanto a Dolores, esposa de Tony, es expuesta como una persona que aprecia las cartas que Don le dictaba a su marido. 

Donald Walbridge Shirley (en Green Book), “el pobre niño rico” (como algún día se le denominó), en el intento de repararlo se le confirió el privilegio de ser nominado por como un artista de Steinway, “joya de la corona” de los pianos, y paradójicamente, Don se veía obligado a “discriminar” a todos los pianos que no fueran Steinway y rechazar a los que pianos que eran otros.

La escena que condensa el concepto de reparación como el psicoanálisis la conceptualiza, es el momento en el que Don se encuentra en un bar y se acerca a un piano vertical sin marca para tocar magistralmente un estudio de Chopin, para un público de color que demuestra su sensibilidad ante una obra de música clásica, es decir que que no era necesario contar con la sofisticación de su auditorio que comprendiera las ejecuciones de Don.

Sofía a su vez, en Roma, reparaba a Cleo apoyándola con la compra de la cuna para su futuro bebé, y llevándola al doctor para atender su embarazo.

Roma y Green Book son dos joyas de la cinematografía, un par de documentos que reflejan la naturaleza humana, y la vergüenza de la época de los setentas en México y los Estados Unidos.

Psicoanalista por la Universidad Iberoamericana con maestría en Psicología Clínica en la UNAM. Diplomado y doctorado en Investigación Psicoanalítica en SPM; Doctor of Counseling Psychology de la Universidad de Newport. Es miembro titular didáctico de la Sociedad Psicoanalítica de México A.C. (SPM); autor de Mapas de lo Inconsciente.

2 pensamientos en “Analogías y coincidencias: Roma y Green Book (II)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *