Complejo de Blancanieves

Categorías Cuentos de hadas, Escritos, Principal0 comentarios

Las razones que los padres tienen para prohibirles crecer a sus hijos suelen ser inconscientes. A veces por angustia de separación o por temor a envejecer.

El cuento de Blancanieves de los hermanos Grimm narra la existencia de una bella princesa, Blancanieves, hijastra de la segunda esposa del rey.

1) La madrastra tenía que asegurar su belleza a través de un espejo mágico que le confirmaba ser la mujer más bella del mundo. Un día el espejo le confiesa a la madrastra que su belleza había sido superada por su hijastra cercana a la adolescencia y de la que se había enamorado un príncipe.

En este análisis, la madrastra representa a la madre que no tolera el paso del tiempo y sufre de una debilidad narcisista expresada a través de su relación de dependencia con el espejo. También podría sugerirse que la madrastra padecía del síntoma del espejo producto del mecanismo de escisión que en algunas personas genera el reflejo de su propia imagen. Esta alteración psíquica manifiesta en la representación y sentimiento de sí mismo y, por ende, de la identidad.

2) La madrastra, cuando se entera que estaba siendo desplazada por su hijastra, la manda matar y le da esta misión a un cazador que no puede asesinarla y la libera en el bosque.

La madrastra estaba desorganizada emocional y psíquicamente por dos amenazas: por un lado, temía ser destronada por la belleza de Blancanieves, lo que la podía mandar a un segundo lugar, y en otro frente, la adolescencia de la hijastra pretendida por un príncipe anunciaba el inicio de su vida sexual.

3) Como prueba del cumplimiento del encargo, el cazador le entrega a la madrastra el corazón un ciervo, y bajo ese engaño, ella considera que su belleza está asegurada.

El hecho de haberse dejado “engañar” con el corazón del ciervo hace patente que en realidad no la quería matar, es decir, que existía una predominancia del impulso libidinal (a pesar de que le estaba causando conflicto la belleza de la hijastra, se sobreponía el amor de madre).

4) En el bosque Blancanieves encuentra refugio en una cabaña donde viven siete enanos, quienes la adoptan y la protegerán en lo sucesivo. Con ellos Blancanieves convive, duerme, se alimenta y logra llevar una vida tranquila y sin amenazas.

La relación de Blancanieves con los siete enanos lleva sosiego por un tiempo a la furia de la madrastra. Ellos representan a los genitales con los que Blancanieves podía potencialmente acceder para estar lista para la sexualidad, pero a pesar de que ellos tienen una apariencia madura, y de compartir con ella sus camas, no representan una amenaza sexual porque son muy pequeños y casi infantiles.

Los siete enanos representan un individuo para cada día de la semana, lo que simboliza la potencial promiscuidad, lo cual nos muestra una fantasía infantil sobre la sexualidad incestuosa y competitiva de la madre.

5) La madrastra consulta nuevamente al espejo sobre su belleza y éste le reitera que sigue siendo Blancanieves porque permanece viva. Al conocer la noticia, la madrastra planea asesinar a la princesa personalmente.

Quienes analizamos este cuento sabemos que esa voz resulta un elemento central en la historia: la juventud y la belleza quedan internalizadas e idealizadas en la memoria, pero a la vez contrastan con una imagen real, atravesadas por el paso del tiempo que el espejo no puede ocultar; y si bien ese espejo es mágico y complaciente, no es más que la voz interna de un anhelo imposible que contrasta con una dolorosa realidad.

6) La madrastra se disfraza de una noble anciana para hacerle probar una manzana envenenada. El hechizo de la manzana solo concluiría si la princesa recibía un beso de amor.

La manzana alude al fruto prohibido del Génesis; una tentación que mata o al menos, debe ser desterrada. Retomando parte de la teoría de Melanie Klein, la manzana podría representar el pecho malo y aniquilador, ofrecido por una madre envidiosa en venganza por el bello florecer sexual de su hija.

7) Cuando los enanos descubren el cuerpo inerte de la princesa, deciden colocarla en un ataúd de cristal, y cuando el príncipe enamorado la encuentra, le da ese beso de amor que la revive. La madrastra enfurece y es condenada a pasar el resto de su vida la apariencia de una anciana.

La hija solamente tiene derecho de comportarse como adulta cuando ha envejecido la madre. Para Blancanieves tuvo que transcurrir un tiempo para que pudiese tener permiso de crecer y despertar sexualmente e implica el hecho de establecer una relación de pareja.

Por los acontecimientos descritos en el cuento, es por lo que he escogido denominar como Complejo de Blancanieves a la prohibición de crecer que algunos padres imponen sobre los hijos de forma inconsciente.

En términos generales podemos decir que establecer una relación de pareja y de crear una familia con hijos implica que el individuo haya sido capaz de lograr autosuficiencia e independencia, características que a nivel inconsciente se han vuelto amenazantes para los padres que prohíben de manera más o menos sutil, crecer a los hijos.


Para los curiosos:
Aquí está una edición bien traducida del cuento original de Jacob Karl  Wilhelm Grimm, publicado originalmente el alemán el 1812.

Psicólogo por la Universidad Iberoamericana, con maestría en Psicología Clínica en la UNAM. Diplomado como psicoanalista y doctorado en Investigación Psicoanalítica en SPM; cuenta con el grado de Doctor of Counseling Psychology de la Universidad de Newport. Es miembro titular didáctico de la Sociedad Psicoanalítica de México A.C. (SPM).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *